Francia: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

París es la ciudad del amor, de los artistas, pensadores, filósofos, poetas, iluminados y bohemios; toda Francia es un enigma. A lo largo de la historia de este maravilloso país que aunque tuvo sus momentos oscuros ha sabido salir adelante y construir todo un puente de bellezas que atrae a millones de turistas al año porque todos sienten que necesitan algo de Francia. Viajar a este maravilloso país es una especie de meta que tienen la mayoría de los habitantes del mundo, lo cual lo convierte en un punto especial pues no todos los países suscitan esa curiosidad. Nadie sabe exactamente qué es lo que tiene, pero cada persona encuentra lo que busca. París es por excelencia el lugar turístico preferido por sus cafés, bares, la grandiosa Torre Eiffel, pero hay mucho más por descubrir en Francia saliendo de la maravillosa capital.

La historia de Francia es una de las más interesantes de todos los países. Antes de llamarse Francia, el territorio tenía el nombre de Galia, allí habitaba el pueblo galo. En la Galia hubo muchísimas invasiones, entre ellas la del imperio romano, que terminó casi exterminando a toda la población para finalmente lograr una latinización. Rápidamente llegaron cientos de cristianos que convirtieron a los celtas galos al catolicismo, la población se enriqueció culturalmente y la actual Lyon se convirtió en un centro cristiano en potencia. Francia se fundó en el año 420 pero llegó a obtener su nombre oficial 400 años después debido a los cambios de gobierno, guerras, múltiples invasiones y desarrollo. Años más tarde, en el resurgimiento del arte, los franceses crearon el denominado arte gótico que cautivó a toda Europa, se extendió a muchas partes del mundo e incluso luego de ese auge muchísimos siglos después se puede ver presente en países de América por la importancia que tuvo. Además los franceses también hablaron por primera vez del humanismo que fue el paso inicial del renacimiento italiano. Uno de los momentos oscuros de la historia de Francia fue la llegada de la peste negra, una enfermedad que acabó con la tranquilidad de los franceses por mucho tiempo, con una mortandad superior a las probabilidades de vivir. Cuando terminó la Edad Media, Francia se volvió una nación, formalmente, bajo el reinado de Francisco I. En el siglo XVII Francia lucha por sostenerse ante todos sus enemigos e instaura la monarquía absolutista, los demás países desean penetrar en el sistema de la nación. La llegada de la Ilustración formó a mucho hombres como los iluminados, los dueños del saber y los que podían filosofar entre ellos. Esta corriente magnífica que se extendió por todo el mundo creó a grandes pensadores como Voltaire que buscaban conocer al ser humano desde lo más profundo del ser. La Ilustración hizo sentir al hombre muy sabio.

La llegada de la Revolución Francesa fue inminente, desde el 1789 al 1899 Francia pasó por este estado de inestabilidad en el que querían acabar con la monarquía absolutista e implantar el nacimiento de una república. El pueblo tomó el control de su nación, por mucho tiempo fue la fuerza popular quien dirigió los cambios políticos y económicos. En el siglo XIX Francia se dispone a colonizar países de África, lograron someter a muchos pueblos que terminaron heridos por el proceso de conquista aunque existió una mezcla cultural que perdura hasta nuestros días. Actualmente, Francia se encuentra en su quinta república de gobierno, es uno de los países más ricos de Europa y tiene un enorme futuro por delante, que le ofrece una mejor calidad de vida a sus habitantes mientras que se van solventando viejos problemas del pasado. Visitar Francia es una excelente opción para observar de primera mano el estilo de vida francés que cautiva a tantos, el Museo del Louvre es un lugar especial para quienes quieren ver a la Mona Lisa en persona. Es impresionante ese grandioso museo pues esconde muchísimos misterios. Se necesita una vida entera para verlo todo con detalle, es magnífico admirar todas las obras más icónicas que hay en este hermoso lugar.

Aunque poco se habla de la Provenza, el sur de Francia es la mejor joya escondida del país, los enormes campos de lavanda que se pueden encontrar en este lugar dejan el corazón lleno de ilusión y el olfato deleitado con el singular aroma de esta hermosa flor. Las tiendas de recuerdos son magníficas, se puede observar un grandioso bagaje de opciones para regalar en cualquier ocasión como prueba de que visitaste ese mítico paisaje además de las innumerables fotografías que se pueden tomar. El Mediterráneo es una excelente opción para los que quieren ver a una Francia diferente aunque París es el lugar predilecto por los turistas. El aroma que se siente en París es inspirador, cualquier visitante se conmueve con tan bellos espacios. La Torre Eiffel, también llamada como la Dama de Hierro es una hermosa representación del arte moderno, es el ícono del país.

GASTRONOMÍA FRANCESA

La gastronomía francesa es otro atractivo fundamental, difundida alrededor de todos los continentes e imitada a lo largo y ancho de Europa. Los postres franceses son un ícono mundial pero es cierto que no se come en ninguna parte como en Francia, allí está ese toque de perfección que solo ellos conocen y que pocos aprenden a imitar en los resturantes de lujo fuera de Francia. Las famosas crepes son adoradas en París y son una opción económica para comer en los mercadillos o puestos de comida, se sirven con helado, sirope, fresas e incluso hay sus versiones saladas y veganas. El vino de Francia, la buena carne, el foie gras, la mantequilla y los caracoles son otros de los platillos preferidos por la población, que no sustituye por ninguna otra su cocina autóctona, fruto de muchos años de perfeccionamiento. Francia es una excelente opción para viajar en solitario pero también en pareja, se dice que la soledad en Francia da inspiración y el viaje en pareja intensifica el romanticismo de los enamorados.