Información de la Visa de la Antártida

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: Permiso de entrada

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Una visita a la Antártida podría resultar intimidante, por tanto recomendamos encarecidamente que únicamente las personas con experiencia se aventuren a un territorio tan accidentado y vasto. El clima es duro, el viaje puede ser peligroso, y solo aquellos que están bien entrenados podrían soportar sus condiciones traicioneras.

Ningún país tiene posesión sobre la Antártida, por lo que tenemos poco que decir sobre su política de visas. Sin embargo, algunos países firmaron el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente el cual establece que los visitantes deben solicitar permiso para viajar a la Antártida. Ese permiso puede ser emitido por una serie de oficinas internacionales pero el proceso no es tan fácil como obtener una visa para cualquier otro territorio. Obviamente, no es posible simplemente solicitarla en línea.

En aras de la discusión, digamos que desea visitar el Territorio Antártico Británico. Dado que esa región en particular es administrada por el Departamento de Regiones Polares de la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, necesitará viajar a Londres y presentar su solicitud allá. Sin embargo, si usted es ciudadano de los EE. UU. no necesita volar a través del estanque. De hecho, hay muchas oficinas a nivel internacional donde se puede presentar una solicitud (aunque esa lista se limita a los países que firmaron el protocolo). Por lo general, si un estado administra un territorio antártico, también tiene una oficina que emite permisos de viaje para ese lugar. Por ejemplo, como ciudadano estadounidense puede consultar la Asociación Internacional de Operadores Turísticos de la Antártida (IAATO).

Le recomendamos que utilice un operador turístico, ya que saben exactamente a qué se enfrentan y pueden brindarle ayuda para obtener su permiso de viaje con la menor dificultad posible. Presentarlo sin asistencia profesional puede ser complicado (si no imposible).

Algo más que vale la pena mencionar es que cuando viaja a la Antártida, el sello de su pasaporte es lo que menos preocupante. Lo realmente importante es que no puede ir solo a la Antártida, debe viajar con un grupo, generalmente un equipo de investigadores científicos. Hay muy pocas personas que van allí por placer. Dicho esto, debe haber un organizador de la expedición. Es responsabilidad de este organizador demostrar a la autoridad emisora ​​que se han tomado todas las precauciones y la preparación necesarias. Es necesario que haya pruebas convincentes de que el viaje está bien planificado, ya que las condiciones pueden ser potencialmente mortales.

Como puede imaginar, iVisa no puede ayudarlo a obtener una visa para la Antártida por la única razón de que no hay una visa real para la Antártida. Existe el permiso de viaje, pero no puede ser emitido por autoridades distintas a las mencionadas. Por supuesto, se debe realizar una investigación exhaustiva mucho antes de la partida.

Teniendo todo esto en mente, ¡nuestra información no pretende disuadir a los visitantes! Por el contrario, salga y explore los confines de la Tierra.

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros