Estonia: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Estonia es el maravilloso país donde es de buena educación quitarse los zapatos antes de entrar de visita a las casas , si no lo haces tu anfitrión se sentirá ofendido y es que a los estonios les encanta que sus huéspedes se sientan muy cómodos como si estuviesen en su mismo hogar. Incluso, en muchos trabajos de oficina está permitido que sus trabajadores, para relajarse, no tengan puestos zapatos, así realizan sus oficios con más comodidad y confianza. Este país es tan interesante que si no sabes decir algo con palabras puedes decirlo con flores, los estonios no son muy comunicativos con las palabras, son muy reservados y les gusta la soledad. Las flores son un medio de expresión para ellos, siempre es un excelente momento para recibir o dar una flor, los colores tienen muchas simbologías e incluso hay infinidades de mercadillos con diferentes tipos de flores que los estonios no dudan en comprar casi a diario. No faltan flores en sus casas, ni para sus invitados, incluso compran flores para sus compañeros de trabajo para evitar un "buenos días", entregan una flor y con ese gesto expresan muchas cosas. El pasado de Estonia es muy agitado y controversial. A comienzos del siglo I, los estonios sufrieron los asaltos conquistadores de los vikingos alrededor del mar Báltico; después, los alemanes, daneses y rusos harían lo mismo. La región no se ratifica realmente hasta el siglo XIII y desde entonces estará sumida al yugo exterior durante siglos y siglos. El territorio fue dividido entre Alemania y Dinamarca, para finalmente caer bajo el yugo de Suecia en el siglo XVII. Esta dominación termina un siglo después con el tratado de Nystad que otorga Estonia a Rusia. De estos siglos de invasión, el territorio conserva testimonios arquitectónicos y culturales grandiosos que enriquecerán tus visitas durante una hermosa estancia en este país.

Durante 19 años posteriores, Estonia fue independiente, pero con la llegada de la guerra todos los esfuerzos por un país libre fueron un espejismo. Claramente, la Segunda Guerra Mundial llevó a nada los esfuerzos hechos por los estonios. Estonia cae de nuevo bajo el yugo de la URSS y se vuelve una república socialista soviética. Inició luego una larga batalla por la independencia financiera, ecológica, económica y política. A pesar del bloqueo de Moscú, Estonia contó con la suerte de recibir el apoyo de Europa y de los Estados Unidos, de esta forma consagró su identidad. Recientemente, en 1991, es cuando Rusia acepta la independencia total del país, comienza una nueva época para Estonia y se abre nuevos caminos a la modernidad. Es uno de los países más jóvenes en adherirse a la Unión Europea, pertenece a esta gran organización desde el 2014 y ha significado un crecimiento a pasos agigantados. El futuro de Estonia está emitiendo una gran proyección, los habitantes están trabajando muy duro para lograr todos los objetivos. Es un país en el que no había mucha afluencia de visitantes pero actualmente, con su adhesión a la Unión Europea, los viajeros de todo el mundo quieren conocer las curiosidades de este magnífico país a veces escondido de Europa. Los estonios tienen en su posesión 2000 islas, lo cual es un atractivo muy grande para el país, muchas de ellas aún vírgenes; por ello el 50% de Estonia son bosques y áreas naturales muy hermosas que brindan tranquilidad y un acercamiento con la madre tierra.

Una de las curiosidades de Estonia es la ausencia de religiones, solo un 4%de la población es practicante de alguna religión, lo cual lo convierte en un país mayoritariamente agnóstico o ateo. Para los residentes de la capital, Tallin, el transporte es completamente gratuito, razón por la cual los estonios que viven en la capital ahorran muchísimo dinero en ese aspecto económico. Es un país desarrollado de forma virtual, ha implementado las nuevas tecnologías informáticas con mucha facilidad en la población, fue el primer país en el cual el voto para elecciones presidenciales se realizó a través de internet. Es un país líder en empresas, los estonios aman las startups e incluso la empresa Skype nació en ese pequeño país. El sur de Estonia tiene lugares hermosos para visitar, hay ruinas muy antiguas que aportan mucho turismo histórico. Anualmente, en julio se realiza en Estonia el festival de música folclórica del país, los estonios esperan con ansias esas fechas tan especiales para compartir en familia y con miles de músicos que se presentan. El Parque Nacional Soona es un lugar impresionante, tiene un río grandioso formado por el derretimiento de un glaciar hace más de 10 000 años, lo cual convierte al paisaje en un cuento de hadas magnífico.

Los castillos abundan en Estonia, cada uno con su particularidad que entretiene a miles de personas amantes de lo medieval, El Castillo de Rakvere es una excelente opción para los admiradores de las arquitecturas de esa época tan interesante, además pueden visitar una taberna que vende exquisitos platillos al estilo medieval, otro de sus atractivos es la sala de un alquimista antiguo que cautiva a los amantes del misticismo. Si los turistas desean ir a una playa estupenda deben visitar la isla Hiiumaa, solo una de las tantísimas que tiene Estonia. Aquí se puede practicar el surf, generalmente cuando alguien piensa en este país olvida que tiene conexión con el Mar Báltico y que tiene olas estupendas para la práctica de muchos deportes acuáticos y visitas en familia muy divertidas. Los intelectuales también tienen su ciudad llamada Tartu, existen numerosos centros de estudios muy famosos de toda Europa y es un lugar que infunde mucho respeto en los lugareños, que admiran la forma de estudiar la vida. Tallín es la capital, por supuesto que es un lugar increíble y siguiendo el hilo de lo medieval, este lugar tiene grandes monumentos de esa época que seguramente encantarán a más de uno de los turistas que decidan visitar Estonia.