Suiza: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Más allá del delicioso chocolate, los relojes y el yodelling, conocer sobre el turismo de Suiza es el comienzo de una aventura en una tierra contemporánea capaz de instaurar cuatro idiomas oficiales, mantener su autenticidad para vivir una vida agradable y brindarle al visitante un viaje único, lleno de actividades alpinas emocionantes y de una cultura urbana excepcional.

Turismo de Suiza

Comencemos con su gente e idiomas oficiales, sí, en plural. Suiza tiene cuatro lenguas oficiales: el alemán, el italiano, el francés y el romanche. ¿Por qué no hay un solo idioma suizo unificado? ¿Por qué Suiza tiene 4 idiomas oficializados?

Como en muchos países, el lenguaje fue evolucionando y desarrollándose para unir las poblaciones en torno a una identidad nacional, en Suiza, sucedió algo un poco diferente.

Es considerada una Willensnation, es decir, una nación de la voluntad, ya que el estado en sí mismo se basa en los 26 bloques administrativos que acuerdan trabajar en conjunto por el bienestar del país, es por eso que Suiza es una federación más que una nación.

De hecho, se considera así porque precisamente estos bloques administrativos eran totalmente soberanos y cada uno poseía sus propias fronteras, ejércitos, costumbres e idiomas. Luego del fallido intento de República Helvética, no ha existido un gobierno centralizado fuerte en Suiza, lo cual le permitió a los bloques mantener cierto autocontrol sobre sus propios asuntos, lo cual incluía comunicarse en sus diferentes idiomas sin ninguna imposición de un idioma “suizo” como tal.

Los idiomas particulares que habla cada bloque están representando en su forma más básica los límites geográficos y culturales de Suiza y la influencia de los países más cercanos a ellos.

Es por eso que no extraña encontrar hacia el sur y al otro lado de Los Alpes personas que hablen italiano; al oeste, francés; mientras que el alemán se habla en las partes central y oriental de Suiza. El romanche se habla principalmente en el suroeste, en el bloque de los Grisones, donde el italiano y el alemán también son idiomas oficiales. Además, los bloques de Valais, Friburgo y Berna también son oficialmente bilingües y hablan francés y alemán.

Para poder moverte dentro del país no necesitas ser políglota sino saber inglés, ya que es un idioma bastante hablado y conocido por todos en el país.

Ingreso a Suiza: regulaciones de visados

Se aplican varias regulaciones para ingresar a Suiza, por ejemplo, se hace una distinción básica entre los ciudadanos de los países de la Unión Europea (UE) y de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) y los de otros países.

Sin embargo, únicamente la Secretaría de Estado de Migración (SEM) es la autoridad responsable en dicha materia en Suiza.

Y dado que Suiza se adhiere a los acuerdos de Schengen y Dublín, las representaciones suizas en el extranjero pueden emitir ciertas categorías de visa, dependiendo de la duración de la estadía y del propósito del viaje en Suiza:

Visa Schengen para una estadía de hasta 90 días

Para las personas que desean ingresar a Suiza para una estadía corta de hasta 90 días dentro de un período de 180 días: por ejemplo, en un contexto de turismo, una visita a familiares o amigos, estudios de idiomas a corto plazo, participar en una conferencia o en eventos deportivos/culturales y más, este será el tipo de visado que podría solicitar antes del ingreso al país.

Visa nacional para una estadía de más de 90 días

Este tipo de regulación es para las personas que deseen ingresar a Suiza con miras a una estadía de más de 90 días dentro de un período de 180 días. Está sujeto a la autorización de la autoridad de migración cantonal competente para el lugar de residencia previsto. Por ejemplo: estudiante a largo plazo, reunificación familiar, matrimonio en Suiza y más.

Visa de tránsito aeroportuario

Visa para ciudadanos de ciertos países que necesitan una visa de tránsito, incluso si se encuentran en el área de tránsito internacional del aeropuerto y no ingresan al territorio Schengen.

Visa para trabajo, permisos laborales y mano de obra

La admisión de trabajadores extranjeros a un empleador en Suiza está sujeta a la autorización de la autoridad del bloque competente. La visa de entrada se otorga solo cuando se han entregado las autorizaciones solicitadas de acuerdo a las regulaciones individuales de cada bloque.

Atractivos turísticos de Suiza

Los deslumbrantes paisajes de Suiza exigen acción inmediata: agarrar botas, saltar a bordo, hacer sonar la campana de la bicicleta y dejar que los espíritus desgarren. El esquí y el snowboard en los Grisones, el Oberland bernés y el centro de Suiza son opciones invernales que puedes conocer durante tu visita al país.

Si no puedes llegar cuando es aún invierno, no es de preocuparse, el territorio suizo es hermoso en cualquier ocasión. Por ejemplo, cuando los pastos se vuelven verdes, abundan los senderos para caminar y andar en bicicleta en las zonas montañosas cubiertas de glaciares, panoramas que bajan a lo largo de valles perdidos, adornados por brillantes costas de los lagos y viñedos.

También puedes contemplar la grandeza desde un globo aerostático o un paracaídas, o flotar sobre una balsa de aguas blancas, o vivir experiencias de deporte extremo como encontrarse con el norte cincelado de Eiger de cerca o alcanzar hielo con grietas en Jungfraujoch y, lo más extraordinario de todo, es que no necesitas ser montañista para hacerlo.

Tradición alpina

La variedad es la especia de la vida rural en esta tierra rica y terrosa donde la tradición alpina está arraigada en el calendario agrícola y las elevadas montañas enamoran a quien pose sus ojos en ellas.

Vivirás viajes que son trazados por pueblos con graneros de madera construidos sobre pilotes para mantener alejadas a las ratas y te pasearás por granjas de cabañas iluminadas con flores de geranio rojo.

Conocerás antiguos mercados, ferias folclóricas, aprenderás a ondear banderas, para luego vivir una experiencia gastronómica diferente.

Sí, la comida en Suiza puede ser una abundante y sabrosa celebración gastronómica de queso pegajoso desesperado por sumergirse, junto con chocolate aterciopelado, caza otoñal y carnes secas al aire. Es por eso que insistimos en que el turismo de Suiza es algo similar a su gente y cultura: único.