Eslovaquia: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Conoce más sobre el turismo de Eslovaquia y aprende sobre sus tesoros naturales, enamórate antes de llegar de sus monumentos históricos, descubre la rica cultura popular y bríndate la oportunidad de disfrutar sus calles citadinas. ¿Quieres saber más sobre Eslovaquia? ¡Sigue leyendo!

Turismo de Eslovaquia

Este pequeño país no tiene nada que envidiarle a otros y se ha vuelto en el país idóneo para tener unas vacaciones inolvidables, guiadas por la belleza de su espléndido ambiente único en cultura y tradiciones.

Su pueblo desciende de los pueblos eslavos que lograron asentarse alrededor de la cuenca del río Danubio en los siglos VI y VII. Inicialmente, los eslovacos eran lo que podría llamarse la "clase campesina" de Europa y luego de su asentamiento en este territorio, lograron fortalecer sus vínculos con la tierra, donde se han mantenido hasta el día de hoy, con un fuerte sentido de identidad.

Su población, que pasó por muchas vicisitudes políticas, ha creado una nación moderna donde todavía gran parte de la población adulta sigue dependiendo de la agricultura y de patrones rurales bastante tradicionales.

Fortalecimiento de su idioma

Su idioma es el eslovaco y es una lengua indoeuropea con los mismos orígenes que los idiomas eslavos occidentales: el checo, el polaco, el casubio y el serbio. No existió como idioma escrito sino hasta finales del siglo XVIII, cuando un sacerdote católico romano se propuso crear el idioma literario eslovaco. Dándole sentido al dialecto occidental y produciéndolo desde la fonética que escuchaba, logró llevar la lengua oral a una representación gráfica que es la que aún se emplea.

Ingreso a Eslovaquia: categorías de visas

Al igual que otros 25 países europeos que forman parte del acuerdo Schengen, Eslovaquia acordó la abolición de controles fronterizos y las regulaciones comunes de visados.

Por ello, si deseas visitar Eslovaquia, debes solicitar una visa Schengen que te permitirá viajar dentro del área que conforman los 26 países del acuerdo sin ninguna restricción. Aquellos ciudadanos de los países que forman parte del acuerdo no requerirían de ningún visado en particular para entrar al país.

Es recomendable que los extranjeros cuyo primer o último destino sea este país, soliciten la visa a través de las misiones diplomáticas de Eslovaquia. El tipo de visa dependerá de la duración y el propósito de la visita, existen 4 tipos:

  • 1.Visa Schengen tipo A = visa de tránsito aeroportuario
  • 2.Visa Schengen tipo B = visa de tránsito
  • 3.Visa Schengen tipo C = visa de entrada
  • 4.Visa a largo plazo o visa D

Atracciones turísticas de Eslovaquia

A pesar de tener no ser muy grande, Eslovaquia es increíblemente diversa tanto en lo cultural como en lo ambiental. A continuación, te contamos un poco de cada una de las principales regiones del país.

Región Košice y sus alrededores

Esta región se encuentra ubicada al este de Eslovaquia, su núcleo es la cuenca de Košická kotlina, en forma de L. Esta cuenca fértil y densamente poblada está rodeada de cadenas montañosas, que ofrecen excelentes posibilidades de senderismo y recreación.

Su extremo occidental está ocupado por tres grupos de montañas, parte de la formación Slovenské rudohorie y otras zonas boscosas que no son muy robustas y que proveen un espacio con excelentes condiciones para esquí y senderismo.

En lo que tiene que ver con la ciudad de Košice, es la segunda ciudad en importancia de Eslovaquia y está situada sobre el río Hornád, en el borde occidental de la cuenca de Košická kotlina. La ciudad tiene una historia larga y agitada como el centro urbano más importante de la región durante siglos y como centro natural de comercio, cultura y educación.

Actualmente, no solo es la segunda ciudad más grande de Eslovaquia sino que, además, cuenta con muchos monumentos valiosos que también puedes disfrutar como atractivo turístico.

Región de Bratislava: los Pequeños Cárpatos

Esta cautivadora región está ubicada al suroeste de Eslovaquia y su parte sur se despliega a lo largo del Danubio, siguiendo la frontera eslovaco-húngara, mientras que su extremo occidental acompaña al río Morava y simultáneamente traza la frontera eslovaco-austriaca.

Podrás ver que las tierras bajas Podunajská nížina y las montañas de los Pequeños Cárpatos cubren la mayor parte de esta región, siendo su núcleo Bratislava, con una posición excéntrica en comparación al resto de Eslovaquia.

Bratislava es una de las capitales europeas más jóvenes pero eso no es impedimento para ser la sede de eventos culturales y de entretenimiento, disponer de espacios para actividades deportivas y de ocio en la ciudad o sus alrededores, organizar exposiciones y ferias internacionales con regularidad y mucho más.

Con respecto a su naturaleza y ambiente, esta región, que se extiende al este de los Pequeños Cárpatos se caracteriza por tres cosas: el vino, su agua y el sol que baña los paisajes para mostrarte un escenario como ningún otro.

También dispone de una cadena de pequeñas ciudades y pueblos serpenteando al este de la cordillera, ideales para el cultivo de la vid y dignos para los amantes de la naturaleza, la cultura popular y el vino.

A través de los lagos Slnečné jazerá a las afueras de la ciudad de Senec, el centro administrativo del distrito, se pueden encontrar las mayores atracciones de esta parte de Eslovaquia. De hecho, si alguien te sabe del turismo del país, te mencionará a Senec como el centro turístico favorito donde se concentran los visitantes nacionales y extranjeros que prefieren pasar el verano en esa localidad cercana a Bratislava y con acceso a los lagos.

El turismo de Eslovaquia puede incluir otras regiones que aportan parte de su encanto, la disposición de su gente y sus paisajes naturales. Recuerda tener todo en orden al momento de visitar el país y recorrer todos los atractivos que te mencionamos aquí.