Polonia: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Polonia, un país lleno de bellezas y curiosidades que, hasta no hace mucho tiempo estuvo fuera de los principales circuitos turísticos. La historia de Polonia, con su resistencia a las sucesivas invasiones que padeció, tiene un carácter heroico que despierta el interés de muchos . Se ha establecido el comienzo del estado de Polonia en 966, cuando el príncipe Miecislao I, representante de la dinastía de los Piastas, de la tribu de los Polanes, es bautizado y así reconoce el cristianismo. Su hijo, Boleslao I, es coronado en el 1025 como el primer rey de Polonia. En los siglos siguientes, Polonia conoció un crecimiento importante, pero también debió enfrentar guerras con varias tribus limítrofes y con otras del este, tales como las mongoles y las tribus tártaras. En 1370 se termina la dinastía de los Piastas y 15 años después, Polonia y Lituania firman un acuerdo por el cual Ladislao II, duque de Lituania, es reconocido rey de Polonia. Ladislao se casa con Eduvigis, descendiente de los Piastas y su unión marca el inicio de una nueva época para Polonia que a esa altura estaba enfrentada con la Orden Teutónica. En 1410, en la batalla de Tannenberg, Polonia vence a la Orden. A fines del Medioevo, Polonia y Lituania vuelven a firmar otro acuerdo (Lublin, 1569) por el cual se crea la Mancomunidad Polaco-Lituana que colapsa en 1795, cuando el territorio polaco es repartido entre Rusia, Prusia y Austria. Polonia recupera su independencia luego de la Primera Guerra Mundial pero será ocupada por la Alemania nazi y la Unión Soviética al estallar la Segunda Guerra Mundial en 1939. En 1944 se forma un gobierno provisional polaco y, finalmente, Polonia se convierte en un estado satélite de la Unión Soviética, con el nombre de República Popular de Polonia. En 1989 el gobierno marxista-leninista es derrocado y el país adopta una nueva constitución y un nuevo nombre: República de Polonia. Actualmente, Polonia es la sexta economía de la Unión Europea, y una de las más dinámicas de la región. Con un alto nivel de vida y alto nivel de educación, Polonia ofrece educación gratuita en todos los niveles, un sistema de seguridad social estatal y atención de salud gratuita para todos los ciudadanos. Su historia, construida con aportes tanto de Occidente como de Oriente,fi se refleja en sus tradiciones y en su cultura en general. Además, los atractivos naturales incluyen grandes lagos, montañas y playas sobre el Báltico con una buena oferta de actividades. Hay 16 puntos turísticos que la Unesco ha catalogado como Patrimonio de la Humanidad. A partir de su integración en la Unión Europea, el turismo de Polonia ha crecido continuamente. En 2018, recibió 19.6 millones de turistas, lo cual lo ubicó en el puesto 16 entre los países más visitados del mundo. El turismo es actualmente uno de los sectores económicos más importantes para el país, con una oferta muy diversificada. La oferta de turismo religioso es una de las más importantes del sector, debido a la gran cantidad de iglesias católicas en las ciudades y a la religiosidad de la población. Hay que recordar que Karol Wojtyla, Papa Juan Pablo II, nació en Polonia y fue un pontífice muy popular, sobre todo por haber sido el primer papa no italiano y el primer papa eslavo. Los atractivos turísticos más visitados son sus ciudades, la costa norte del Báltico; el distrito de los lagos de Masuria, el Bosque de Bialowieza en la región este; las montañas de los Gigantes, los montes de Mesa y Tatras en el sur; el parque nacional de Pieniny y el parque nacional de Bieszczady en el sureste. La región de los lagos de Masuria está formada por unos 2700 lagos rodeados de bosques. La principial ciudad de la región es Elk, con unos 60 000 habitantes. La oferta turística se centra en actividades al aire libre: navegación, senderismo, bici, pesca, etc. Pero también hay grandes parques, como el parque Reserva de Masuria, con 11 reservas naturales. Los recorridos entre pequeñas localidades permiten que el visitante descubra antiguas iglesias y viejos puentes que supieron ser rutas transitadas. El Bosque de Bialowieza es una reserva natural en los últimos bosques que aún permanecen en estado natural en Europa. Uno de sus principales atractivos son los bisontes. Es posible recorrer el parque a pie, en bici o en carruaje tirado por caballos. Las montañas de los Gigantes son parte de la cordillera de los Sudetes, que recorre Europa Central. Son, a su vez, la frontera con la República Checa. Son famosas por sus estaciones de esquí y los parques naturales. Los montes de Tatras (o Tatra) son conocidos por sus estaciones de esquí y otros deportes de invierno. En ellos se encuentra el pico más alto de Polonia, el Rysy. El parque Pieniny está en la frontera con Eslovaquia y no es de los más grandes, pero ofrece la posibilidad de practicar turismo aventura y turismo ecológico en un ambiente de gran tranquilidad. Por último, lo más visitado de Polonia son sus ciudades, sobre todo Varsovia, Cracovia y Torun. Varsovia es la capital de Polonia y la ciudad más grande del país. En el siglo XIII, el rey Segismundo III, trasladó la corte y la capital de Cracovia a Varsovia. Su historia, que se refleja en su arquitectura, monumentos y museos, fue tan agitada como la historia del país. Es considerada una de las ciudades más bellas de Europa. Cracovia es la segunda ciudad de Polonia. Sobre el río Vístula, fue capital de Polonia durante gran parte de su historia. Su centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco. Torun, al norte de Polonia, es una ciudad medieval sobre las márgenes del Vístula. Allí nació Nicolás Copérnico y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por Unesco. Pero no todo es historia, Polonia también ofrece ciudades modernas, arte contemporáneo y una vibrante actividad en torno a la gastronomía. Lublin es un ejemplo de esto. Ubicada en la región de las tierras altas del río Bystrytsia, es uno de los principales centros académicos del país y ha recibido premios por su arquitectura y su urbanización. Más allá de todo lo mencionado, hay otros atractivos que también explican el aumento del turismo en Polonia: la gastronomía, los eventos de la industria de la moda y un calendario de festividades religiosas, entre otros.