Obtenga su Autorización de Viaje Electrónica para turistas a Nueva Zelanda (Tourist eTA)

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETA

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda ha lanzado recientemente la Autorización Electrónica de Viaje - AVE (ETA, por sus siglas en inglés) a ciudadanos de más de 60 países. Esta autorización es válida por 2 años y permite que los visitantes ingresen al país únicamente con fines de tránsito o turismo. El proceso de solicitud de la AVE a Nueva Zelanda es muy simple y 100% en línea. Una vez que la solicitud es presentada y aceptada, el aplicante recibirá una confirmación con un número de referencia que deberá mostrar a los agentes de inmigración a su llegada. Sí, así de simple.

El Sistema de visa electrónica es un método en línea que permite solicitar una visa desde cualquier parte del mundo. Una de sus ventajas es que puede realizar su solicitud de manera rápida a través de Internet, en cualquier momento y desde cualquier lugar. Además de poder efectuar el pago en línea durante el proceso de su solicitud.

Documentos requeridos para aplicar
  • Pasaporte actual y válido por al menos seis meses a partir de la fecha prevista de llegada.

  • Fechas de llegada y salida

  • Tarjeta de crédito, débito o cuenta de PayPal

Instrucciones importantes

** Desde el 2019, los visitantes deben solicitar una Autorización Electrónica de Viaje a Nueva Zelanda (AVE).

  • Los visitantes deben portar un pasaporte válido como mínimo 6 meses a partir de la fecha de llegada y tener al menos 1 página disponible para que se selle.

*La Autorización Electrónica de Viaje para turistas permite a los aplicantes ingresar múltiples veces a Nueva Zelanda, desde la fecha de inicio de la visa. La estadía máxima es de 90 días por entrada.

  • Antes de su viaje a Nueva Zelanda, los visitantes pertenecientes a los 60 países que previamente podían ingresar a este país con una exención de visa, deberán obtener un AVE para turistas.

  • Obtener la Autorización Electrónica de Viaje para turistas a Nueva Zelanda no le otorga al titular el derecho automático de ingreso al país. El agente de inmigración en el puerto de entrada podría denegar el ingreso de una persona, si considera que no cumple con los requisitos de inmigración o que su presencia en Nueva Zelanda sería contraria a los intereses o la seguridad nacional.

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

El eTA para Nueva Zelanda (Autorización electrónica de viaje para NZ) es una visa electrónica que da el derecho de entrar múltiples veces a Nueva Zelanda. No es necesario sacar una cita o presentar documentos originales a la Embajada u Oficina Consular.

Requerimos la siguiente información para llenar la aplicación:

  • Un pasaporte válido por al menos 6 meses desde su fecha de llegada

  • Fechas de entrada y salida

  • Una tarjeta de crédito / débito o una cuenta de Paypal.

Los aplicantes deberán pagar el costo de la visa y un impuesto de turistas (IVL), que suma a un total de 32.00 USD para obtener la eTA de Nueva Zelanda. El IVL ha sido introducido para que los viajeros puedan contribuir directamente en el desarrollo de infraestructura para el turismo y para ayudar a proteger el medio ambiente. Los costos pueden ser desagregados en:

  • Costo de la visa: 8.00 USD.

  • Impuesto de turista (IVL): 24.00 USD.

Adicionalmente, hay un cargo por servicio que varía según los tipos de procesamiento:

  • Procesamiento Estándar: 25.00 USD

  • Procesamiento Rápido: 45.00 USD

  • Procesamiento Ultra Rápido: 65.00 USD

Depende del tiempo de procesamiento que elija. Ofrecemos tres opciones:

  • Procesamiento estándar: 7 días hábiles

  • Procesamiento rápido: 5 días hábiles

  • Procesamiento ultra rápido: 3 días hábiles

La eTA para Nueva Zelanda es una visa de múltiples entradas y tiene una validez de 2 años. La fecha de expiración va a estar especificada en la confirmación del eTA. Solo podrás llegar al país después de la fecha especificada en la visa, y te podrás quedar por un máximo de 90 días a la vez.

Su documento de viaje debe ser válido por al menos 6 meses desde su fecha de llegada a Nueva Zelanda.

Además, su pasaporte debe tener 1 página libre para el sellado.

La eTA para Nueva Zelanda permite al titular múltiples entradas.
El viajero debe aplicar para el eTA al menos 3 días hábiles antes de su viaje a Nueva Zelanda.
NO. La posesión de una eTA para Nueva Zelanda no proporciona un derecho automático de entrada al país. El Oficial de Inmigración en el puerto de entrada puede rechazar la entrada a cualquier persona, si considera que una persona no puede cumplir con los requisitos de inmigración o que la presencia de esa persona en Nueva Zelanda sería contraria a los intereses o a la seguridad nacional.
Al llegar a Nueva Zelanda, debe presentar su pasaporte junto con el número de referencia del eTA, que se encuentra en el mail de confirmación.
Los ciudadanos y nacionales de los siguientes países pueden aplicar por una ETA:
  • Alemania
  • Andorra
  • Arabia Saudí
  • Argentina
  • Austria
  • Baréin
  • Bélgica
  • Brasil
  • Brunei
  • Bulgaria
  • Canadá
  • Catar
  • Chile
  • Chipre
  • Ciudad del Vaticano
  • Corea del Sur
  • Croacia
  • Dinamarca
  • Emiratos Árabes Unidos
  • Eslovaquia
  • Eslovenia
  • España
  • Estados Unidos
  • Estonia
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Hungría
  • Irlanda
  • Islandia
  • Israel
  • Italia
  • Japón
  • Kuwait
  • Letonia
  • Liechtenstein
  • Lituania
  • Luxemburgo
  • Macao
  • Malasia
  • Malta
  • Mauricio
  • México
  • Mónaco
  • Noruega
  • Omán
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Reino Unido
  • República Checa
  • Rumanía
  • San Marino
  • Seychelles
  • Singapur
  • Suecia
  • Suiza
  • Taiwán
  • Uruguay

Se requiere la Vacuna contra la fiebre amarilla si viaja desde un país con riesgo de transmisión de fiebre amarilla.

Más información en el siguiente enlace:

https://www.who.int/ith/ITH_Annex_I.pdf

Antes de ser colonizada, Nueva Zelanda era una zona habitada por tribus maoríes. En el siglo XVII, más exactamente en el año 1642, el holandés Abel Tasman descubre estas tierras. Sin embargo, luego de un enfrentamiento con la tribu dominante donde mueren tanto holandeses como maoríes, deciden abandonar la expedición y es recién en el siglo XIX que el territorio es colonizado. El 6 de febrero de 1840 se firma el Tratado de Waitangi donde la isla se convierte en colonia británica. Hasta ese entonces sólo viajaban allí europeos que se dedicaban a la caza de focas, o eran misioneros o balleneros. El único objetivo de estos viajeros era desarrollar relaciones comerciales. Es por esto que se instalaban, sobre todo, en la zona costera de la isla e incluso muchos de ellos llegaban a convivir con las tribus maoríes. Luego de la firma del tratado, como es de esperarse, los inmigrantes fueron principalmente británicos, ya que en muchos casos, eran empresas coloniales las que los incentivaban a viajar pagándoles el pasaje. Por lo tanto, con el tiempo se fueron formando distintos asentamientos de británicos que convivían en paz con las tribus locales, y que copiaban, de la mejor manera posible, el modelo de sociedad inglesa.

Hasta ese momento, las personas que llegaban a Nueva Zelanda lo hacían con el propósito de comerciar o establecerse allí para poblar las tierras. A mediados del siglo XIX, dos eventos provocaron la llegada de los primeros turistas al país. Por un lado, en el año 1869 se abre el Canal de Suez. Éste es un canal navegable construido para unir el mar Mediterráneo y el mar Rojo. De esta manera, se logró conectar Europa y el sur de Asia de manera que aquellos que quisieran desarrollar el comercio marítimo podrían hacerlo más fácilmente, sin tener que rodear todo el continente africano para llegar de un lugar a otro. Por otro lado, en el año 1869, uno de los hijos de la Reina Victoria, Alfredo, el duque de Edimburgo (luego Alfredo de Sajonia-Coburgo-Gotha), viajó hasta allí en el Galatea, convirtiéndose en el primer miembro de la familia real británica en visitar el país. En su primer viaje, arribó a Wellington. En el año 1870 realizó un segundo viaje en el mes de septiembre, en el que visitó Sídney (Australia). Finalmente, en diciembre volvió por tercera vez a la ciudad de Auckland, donde pasó mucho tiempo con las tribus maoríes. Estos dos sucesos incentivaron la llegada de los primeros turistas. En un principio, provenían de Gran Bretaña y los Estados Unidos. Eran personas adineradas que pasaban meses visitando distintas partes del mundo y que incluían a Nueva Zelanda como parte de ese recorrido. Además, a principios de la década de 1880, Frances Ellen Talbot (conocida por el seudónimo de Thorpe Talbot) publicó la primera guía turística sobre Nueva Zelanda.

Desde la llegada de los primeros viajeros, el principal atractivo turístico del país siempre ha sido su naturaleza. Y no hablamos sólo de sus majestuosas montañas, sino también de los bosques y géiseres que se pueden encontrar allí. En el medio de la naturaleza, se desarrollaron distintos tipos de complejos turísticos y refugios que resultan altamente atractivos para el turismo. Por supuesto, otra gran atracción turística consistía en adentrarse en la cultura maorí y conocer los integrantes de estas tribus. Aun así, podemos decir que lo que dificultó el desarrollo de esta industria, en un primer momento, fue la lejanía del país y las dificultades para trasladarse allí; así como también, una vez en Nueva Zelanda, las dificultades mismas del terreno y los pocos recursos para poder adentrase en la naturaleza. Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos que trajo el comienzo del siglo XXI, a partir del año 2000, la industria turística se desarrolló exponencialmente. Ésta logró posicionarse como el aspecto más redituable para el país y como una gran fuente de trabajo para sus habitantes en general, llegando a representar, en esos años, alrededor del 9 % del PBI.

Si bien el turismo internacional a principios del siglo XX estaba formado, en su mayoría, por turistas australianos, hoy en día esto ya no es tan así, y se han incorporado viajantes tanto de países de Europa como de Asia (Japón, China, etc.). Una gran parte del turismo está compuesta por turistas locales. Los neozelandeses tienen la costumbre de tomarse sus vacaciones para viajar a distintas zonas de su país y visitar a familia y amigos.