Obtenga su Visa de Turista a Madagascar o Madagascar travel eVisa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: Landing Authorization

En 2017, la República de Madagascar lanzó un sistema para obtener visas electrónicas a su llegada sólo con fines turísticos. El proceso de solicitud de la Autorización de desembarque es sencillo y el registro se completa 100% en línea.

Cuando su solicitud sea presentada y aceptada recibirá su Autorización de desembarque, la cual debe de presentar a los oficiales de inmigración a su llegada a Madagascar. El pago se realiza de manera presencial y el monto dependerá de la validez de la visa que solicitó.

Sí, así de simple.

Este método permite solicitar visas electrónicas desde cualquier parte del mundo.Una de sus ventajas es que puede realizar su solicitud de manera rápida a través de Internet, en cualquier momento, desde cualquier lugar. Además de poder efectuar el pago en línea durante el proceso de su solicitud.

Documentos requeridos para aplicar

Una tarjeta de crédito, débito o una cuenta PayPal.

Instrucciones importantes

NOTA: Obtener una Autorización de desembarque en Madagascar no proporciona al titular el derecho automático de ingreso al país. El oficial de inmigración en el puerto de entrada puede negarle el ingreso a una persona, si considera que no cumple con los requisitos de inmigración de Madagascar.

  • Su pasaporte debe tener una validez mínima de seis meses a partir de la fecha de llegada y al menos dos (2) páginas en blanco.

  • La Autorización de desembarque en Madagascar es válida para una entrada única y tiene una validez de 30 días por entrada o 60 días por entrada.

  • La Autorización de desembarque solo puede usarse con fines turísticos.

  • Si su solicitud es aceptada, se le enviará la Autorización de desembarque por correo electrónico. El monto a pagar dependerá de la validez de la visa para la que aplicó y el pago deberá realizarse al desembarcar en Madagascar.

  • Al desembarcar en Madagascar debe presentar su pasaporte y su Autorización de desembarque impresa. Puede mostrarla también desde cualquier dispositivo electrónico.

  • Los ciudadanos de todos los países a excepción de Palestina pueden solicitar esta autorización.

  • La solicitud en línea solo le otorga el permiso para desembarcar en el país, pero no lo exime de pasar por los controles correspondientes.

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

La Autorización para Desembarcar en Madagascar (e-Visado a la llegada) es una forma de obtener autorización para aterrizar en Madagascar que todos aquellos que deseen viajar a este país con fines turísticos deben obtener antes de su visita a Madagascar.

Una vez que se haya enviado y aceptado la solicitud, recibirá una Autorización de Desembarco que deberá mostrar a los oficiales de inmigración a su llegada a Madagascar. Allí, deberá pagar de manera presencial un monto que dependerá de la validez de la visa que haya elegido.

Ciudadanos de todos los países a excepción de Palestina pueden aplicar a la Autorización para Desembarcar en Madagascar (e-Visado a la llegada).

NOTA: El pago del e-Visado a la llegada deberá hacerse una vez que haya aterrizado en el país en los puntos de pago para e-Visas localizados en cada punto de entrada en el país.

El costo de la Autorización para Desembarcar en Madagascar (e-Visado a la llegada) dependerá del número de días que el aplicante desee estar en el país. Los costos son los siguientes:

  1. Visa de turista (30 días): 37 USD or 35 €.
  2. Visa de turista (60 días): 45 USD or 40 €.

Además, para el procesamiento estándar, hay un cargo por servicio de 20 USD. Para el procesamiento rápido y ultra rápido, el cargo por servicio es de 30 USD y 50 USD, respectivamente.

Depende del método de procesamiento que elija. Ofrecemos dos opciones:

  • Procesamiento estándar: 7 días

  • Procesamiento rápido: 4 días

La validez depende del número de días que el aplicante desee quedarse en el país. Dependiendo de qué tan largo sea su viaje, puede elegir si la validez será 30, 60 o hasta 90 días.
No. Si bien la validez empieza en la fecha que usted señaló en su aplicación como fecha de inicio de su viaje, usted puede entrar en cualquier momento dentro del período de validez de su Autorización para Desembarcar en Madagascar (e-Visado a la llegada).
Sí, siempre y cuando la validez que desee extender sea menor a 90 días y que no la extienda por más que este período de tiempo.
La visa electrónica le permite solo una entrada a Madagascar durante el período en el que ésta es válida.
No. Obtener una Autorización para Desembarcar en Madagascar (e-Visado a la llegada) no quiere decir que el portador de la visa puede entrar al país automáticamente. Si una persona no reúne los requisitos migratorios que el país considera relevantes, un oficial de migraciones podría negarle la entrada a Madagascar.
Al llegar a Madagascar, usted debe presentarle a las autoridades correspondientes su pasaporte junto con su Autorización para Desembarcar en Madagascar (e-Visado a la llegada), la cual puede estar impresa o puede ser mostrada desde cualquier dispositivo electrónico como un smartphone, una tableta electrónica, etc. También deberá pagar un monto en persona según la validez de la visa que haya elegido.

Se requiere la Vacuna contra la fiebre amarilla si viaja desde un país con riesgo de transmisión de fiebre amarilla.

Más información en el siguiente enlace: https://www.who.int/ith/ITH_Annex_I.pdf

Madagascar, la isla más grande del continente africano, con una industria turística poco desarrollada, se ubica al sureste del continente, en el océano Índico. Históricamente, ha sido un país conformado y moldeado por inmigrantes. Se sabe que hubo asentamientos humanos en la isla desde alrededor del siglo IV. Los vazimba, nativos recolectores y cazadores, son considerados el primer pueblo en habitar estas tierras. Sus descendientes directos son los vezo –pescadores establecidos en la costa– y los mikea. Las mezclas de los primeros pobladores dieron como resultado el nacimiento de más de 15 grupos étnicos con sus costumbres y lenguas propias.

Sin embargo, posteriormente se han sucedido, una tras otra, varias oleadas de colonizadores. Los primeros en llegar fueron los indonesios. Por esta razón, se pueden apreciar una serie de rasgos asiáticos en la población y en el idioma malgache, como así también una fuerte influencia en muchas de sus costumbres. Luego de los indonesios llegaron, desde el continente africano, los bantúes. A principios de la Edad Media llegaron algunos comerciantes persas y ya en el año 1000, los árabes. Con el tiempo, los nativos de la isla lograron formar una unidad y conformaron el Reino de Merina. En los siglos siguientes –XVI y XVII– hubo muchos intentos de colonización europea por parte de franceses, ingleses, holandeses y portugueses. Sin embargo, gracias a la organización que tenían los malgaches para ese entonces, lograron repeler dichos intentos. Pese a todo, luego de doce años de guerra, Francia convierte a la isla en un protectorado francés en 1895. A partir de entonces, comienza un nuevo período económico y cultural donde las grandes plantaciones de canela, café, vainilla y té se convirtieron en los principales motores de la economía. El período de colonización francesa ha dejado huellas que perviven en el uso del francés como lengua oficial, la estructura institucional y la educación. En el año 1958 la isla pasó de ser colonia a ser uno de los territorios de ultramar franceses. Sin embargo, una serie de revueltas que expresaban la inconformidad del pueblo malgache, llevaron a la independencia del país en 1960. Desde 1975 y hasta principios de la década de 1990, Madagascar estuvo liderado por un gobierno de facto. A partir de esos años, el turismo creció de manera estable, alrededor de un 11 % al año, durante más de treinta años. Como un resabio de los tiempos coloniales, la mayoría de los viajeros que recibe la isla es de origen francés. En 2008, Madagascar alcanza un ingreso histórico de turistas; pero en 2009 el país sufre una gran crisis política que continuará hasta 2014 y que hará que las cifras de la industria turística se desplomen. Hasta ahora no ha habido una recuperación económica y la población en situación de pobreza ha seguido aumentando. Sumado a esto, Madagascar es uno de los países más afectados por el cambio climático, donde diversos desastres naturales –ciclones, sequías e inundaciones– han arrasado la isla.

Madagascar es uno de los países más pobres del planeta (se calcula que alrededor del 90 % de la población se encuentra por debajo de la línea de pobreza). Además, su economía depende en su mayoría de la agricultura, donde se emplea aproximadamente el 70 % de los habitantes activos. Ante esta situación, el gobierno malgache ve el turismo como una buena oportunidad para obtener ingresos vitales para la economía, así como un medio de generar más empleo genuino para su población. Lamentablemente, esta industria se encuentra muy poco desarrollada y no existen condiciones para cambiar su situación a la brevedad. La infraestructura del país es muy pobre:

  • Los caminos y medios de transporte se encuentran en mal estado y resultan poco confiables.
  • La red hotelera no solo cuenta con pocos establecimientos, sino que además la mayoría de los mismos no alcanza los niveles exigidos por el mercado internacional.
  • Debido a la lejanía de la isla y al monopolio de ciertas líneas aéreas, los costos para viajar allí, y para desplazarse de manera local, son extremadamente elevados.

Pese a todo esto, se podría decir que cada vez más turistas ven a Madagascar como un destino interesante para sus viajes. Debido a que la isla estuvo aislada durante mucho tiempo, el 70% de las especies que la habitan son únicas en el mundo. El lémur ratón de Berthe, un mamífero de tan solo 30 gramos, es el más famoso de la fauna autóctona. Esta riqueza en fauna y flora únicas hace de la isla un destino ideal para el ecoturismo. En sus más de 25 parques se pueden ver: lémures, aye aye, monos araña, zorros voladores, camaleones, cocodrilos, enormes baobabs, orquídeas gigantes, corales y otras maravillas. Lamentablemente, toda esa riqueza está en peligro de extinción. Tres de los parques nacionales más interesantes son los siguientes:

  • Parque Nacional Isalo: no solo se caracteriza por sus variados paisajes, los que incluyen oasis de palmeras o formaciones de piedra arenisca, sino también por sus asombrosas especies de fauna y flora. Estas incluyen, entre otras, especies de plantas endémicas (como la palma piuma) reptiles, primates, aves y anfibios.
  • Parque Nacional Tsingy de Bemaraha: este parque ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se caracteriza por sus increíbles formaciones geológicas como el Gran y Pequeño Tsingy, una serie de cavernas y fisuras producidas por la corriente del agua en piedra caliza.
  • Parque Nacional Andohahela: también declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se destaca por encontrarse en la cordillera de Anosy donde, gracias a que las elevaciones forman una barrera para los vientos húmedos, se forman gran cantidad de ecosistemas con grandes variaciones entre sí.

Un aspecto positivo para el turismo es que Madagascar no es restrictivo en cuanto a los permisos de ingreso y los trámites migratorios se pueden hacer, parcialmente, online. Ingresando al sitio del gobierno malgache es posible realizar parte del trámite obligatorio para entrar al país, el resto se hace al llegar al aeropuerto. Si necesitas más información o si necesitas ayuda, y no la encuentras en el portal oficial, puedes consultar la información de este sitio.