Dinamarca: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Dinamarca es el país de las innumerables bicicletas, el culto por este medio de transporte es tal que atrae la atención de muchos y además refleja el interés por la conservación al medio ambiente que tiene la mayoría de los daneses. Es indispensable saber manejar una bicicleta si visitas Dinamarca pues verás al país de la misma forma en que lo miran sus propios habitantes. Además, las ciudades están bien preparadas para que uses tu bicicleta sin riesgos o problemas. En este país también hay predilección por andar descalzos en la calle y el sistema de cuidado de los espacios públicos permite que los daneses y muchos turistas que se animan a la idea, caminen descalzos a hacer sus compras o a dar un paseo.

Se ha podido probar presencia humana en el actual territorio danés desde el año 12 500 AC. Del 50 a. C. al 789 d. C., Dinamarca vivió el período de los pueblos germánicos durante el cual surge el protogermánico, lengua precursora de todas las germánicas. En la época vikinga (789 a 1100 d. C.) surge el nórdico antiguo que dará lugar a todas las lenguas nórdicas actuales entre las cuales se incluye el danés. En el 980 el rey Harald unifica el territorio. En el siglo XI los vikingos de Noruega y Dinamarca se unen para atacar Europa Occidental y logran controlar parte de Inglaterra. Grandes navegantes, alcanzaron el Mediterráneo, pasando por el continente europeo y sembrando el terror. Durante varios siglos, Dinamarca mantuvo el control de Noruega, Islandia y otras regiones nórdicas. Con posterioridad al período vikingo, Dinamarca se convirtió al cristianismo y acabó perdiendo el control sobre otros territorios. En 1849 se convirtió en una monarquía parlamentaria. Durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupada por Alemania hasta el fin de la contienda. Finalmente, en 1973 se unió a la Comunidad Económica Europea, precursora de la Unión Europea actual. La Dinamarca moderna es una sociedad altamente estable, con un alto estándar de vida, abierta a un turismo creciente.

CAPITAL

Copenhague es la capital de Dinamarca y la ciudad más grande del país. Su historia se remonta al 800 d. C. cuando era un pueblo de pescadores. La estatua de la sirenita del cuento del danés Hans Christian Andersen es el monumento más visitado de la ciudad y un símbolo de la misma. En el Viking Centre, ubicado en Ribe se puede apreciar la forma de vida de los enigmáticos vikingos, los amantes de esta comunidad pueden disfrutar de shows en vivo ambientados en la era vikinga con todas sus conductas, vestuarios y formas de vida que cautivan a los visitantes. Si eres amante del arte en toda su expresión es importante que visites el barrio Christiania, que tiene un culto a la onda hippie y al arte bohemio. Para los amantes de las compras, está la calle peatonal más grande de toda Europa, donde podrán encontrar desde innumerables tiendas de ropa hasta cálidos cafés y restaurantes con la mejor comida danesa. Por otra parte, el ambiente multicultural es un plus que aporta la presencia de tantos viajeros de distintas culturas que se mezclan con los locales. Los alrededores de la capital son una gran joya.

GASTRONOMÍA DANESA

La comida danesa se caracteriza por la sencillez. El Smørrebrød es el emblema nacional, se basa en pan negro untado con mantequilla de especias, lonjas de queso, carne o pescado. Además de ser un platillo sencillo es muy económico. Aunque suena como si fuese una especie de sándwich, no lo es; se come con cubiertos. La cerveza también forma parte de la tradición gastronómica de Dinamarca.