Información sobre la visa de Schengen de la República Checa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: Visa Schengen

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

La República Checa, o Chequia, es una nación centroeuropea rica en una historia interesante y una cultura fascinante. El destino más popular es la capital, Praga, que es ideal para recibir todo tipo de turistas. Puede dar un paseo por una de las innumerables calles estrechas de la ciudad antigua y admirar la arquitectura diversa y magnífica. ¡En Praga, perderse puede ser totalmente divertido! Además, si desea una vista panorámica del paisaje urbano de 360 ​​grados, visite la Torre Petrin, un observatorio con más de 300 escalones hasta la cima. Pero no te preocupes, tiene un ascensor.

Además de reservar su alojamiento, debe verificar si necesita una visa para visitar la República Checa. El país se encuentra en la Unión Europea y, por lo tanto, es miembro del Acuerdo de Área Schengen, lo que significa que necesita una visa Schengen. Sin embargo, ese no es el caso en dos situaciones: si usted es ciudadano de la UE o si es de uno de varios países con exención de visa (Anexo II).

Para saber en qué categoría se encuentra, puede estudiar la política de visas del Área Schengen. Solución más rápida. Consulte nuestra herramienta Visa Checker. Simplemente elija su nacionalidad en el menú desplegable y ponga la República Checa como destino. En segundos sabrás si necesitas una visa. Si es el caso, puede viajar libremente. Caso contrario, le ofrecemos una lista de las embajadas donde puede presentar su solicitud en persona.

Tenga en cuenta que aunque la República Checa es su propio país en el área Schengen, no necesariamente tiene que solicitar en la embajada de la República Checa la documentación de su visa. Tenga en cuenta que las reglas de la visa Schengen pueden ser bastante estrictas. Si vas a la República Checa solo , entonces debe visitar la embajada checa más cercana. Sin embargo, si tiene múltiples destinos, debe solicitar su visa Schengen en la embajada del país que es su destino principal. Si eso no se puede establecer, primero debe solicitar su visa en la embajada del país que visita. Entonces, si planea ir a Alemania y luego visitar la República Checa, la visa que obtiene de la embajada alemana también le permite ingresar a la República Checa.

Si necesita obtener una visa para la República Checa, asegúrese de cumplir con todos los requisitos específicos del país. Aunque puede hacerlo en línea, le recomendamos que llame a la misión diplomática o la misma embajada puesto que es la fuente de información más confiable. Los sitios web no siempre se actualizan lo que conlleva a errores. Simplemente llame a la embajada o envíe un correo electrónico y encontrará más información.

Sin embargo, iVisa puede manifestarle con certeza que necesitará un pasaporte válido durante al menos 6 meses después de su fecha de llegada a la República Checa. Para más información, contacte con la embajada checa más cercana.

iVisa no puede procesar las solicitudes de visa Schengen, pero esperamos que la información brindada le sea útil. Para más preguntas, puede ponerse en contacto con nuestro servicio de asistencia gratuito; disponible las 24 horas, los 7 días de la semana.

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

El turismo de la República Checa permite que el visitante se asome a hechos históricos impresionantes que van desde antiguos reinos hasta la caída del comunismo en 1989. Sus castillos y los monumentos que recuerdan los momentos más dramáticos de su historia, así como sus tradiciones y su vitalidad cultural, hacen de la República Checa uno de los destinos turísticos más populares de Europa

Turismo en República Checa

República Checa es el hogar de muchos grupos étnicos que se reparten a lo ancho y a lo largo del territorio. Los checos constituyen aproximadamente dos tercios de la población del país, la cual también está conformada por los moravos (considerados un grupo distinto dentro de esta mayoría), los eslovacos del periodo federal checoslovaco, una pequeña población polaca al norte de Moravia, más algunos alemanes que aún viven en el noroeste de Bohemia y los romaníes (gitanos) que constituyen una minoría aún más pequeña. Esta diversidad hace al país rico en experiencias, manifestaciones culturales como la música e historias.

Actualmente el checo es el idioma oficial del estado y, como lengua literaria, data de finales del siglo XIII. La mayoría de la población habla checo como lengua materna. Esta lengua, al igual que el eslovaco, pertenece al grupo de lenguas eslavas occidentales, que utiliza el alfabeto latino (romano) en lugar del cirílico.

Ingreso a República Checa

El tiempo de procesamiento estándar de la visa es de 15 días a partir del día de la recepción de la solicitud en la embajada de la República Checa que corresponda. En caso de que los documentos no se presenten según los requisitos o por otros factores o razones justificadas, el tiempo de procesamiento de la visa de trabajo de la República Checa puede extenderse a 30 o 60 días.

Dependiendo del propósito de tu viaje a la República Checa, existen diferentes tipos de visas. Si estás planeando visitar, estudiar, trabajar o residir en la República Checa de forma permanente, deberás solicitar una visa Schengen diferente a la que corresponde si el motivo de tu viaje es el turismo.

Atractivos turísticos de República Checa

Todos los que visitan la República Checa comienzan con Praga, conocida como la cuna de la cultura checa y una de las ciudades más fascinantes de Europa.

Praga ofrece un núcleo medieval casi intacto de arquitectura gótica que puede transportarte siglos atrás: el Puente de Carlos del siglo XIV, que conecta dos barrios históricos a los lados del río Vltava, con las murallas del castillo y las torres de la Catedral de San Vito, es una de las vistas clásicas que puedes encontrar en todas partes. Pero la ciudad no se trata solo de historia: es un centro urbano vital con una amplia gama de ofertas culturales y una nueva escena gastronómica emergente.

Castillos y fortalezas checas

La ubicación de la República Checa en el centro de Europa ha determinado que tenga una larga historia de invasiones y poblamientos de diversas tribus, grandes enfrentamientos bélicos y luchas dinásticas. Este rico pero turbulento pasado ha dejado un legado de cientos de castillos que se levantan por todas partes. Cuando visites la República Checa podrás admirar sus fortalezas coronadas por muchas torres y sus románticos palacios de verano que descansan tranquilamente en medio de cuidados parques. La cantidad y variedad de castillos checos es simplemente impresionante: desde sombrías ruinas góticas que se aferran al vertiginoso pináculo de una roca, hasta majestuosas mansiones barrocas llenas de los mejores muebles que los artesanos de Europa podían proporcionar.

Folclore y tradición

La República Checa es una nación moderna y con visión de futuro, miembro pleno de la Unión Europea y de la OTAN, pero también es un país con una rica tradición folclórica que goza de buena salud. Si visitas Bohemia del Sur y Moravia, podrás disfrutar de las tradiciones que todos los años vuelven a manifestarse con fuerza durante la temporada de sus populares festivales de verano, nacidos para festejar el renacer de la naturaleza. Durante este período del año, las comunidades desde Český Krumlov hasta Telč y Mikulov se ponen sus coloridos atuendos tradicionales, hacen sonar sus instrumentos musicales y levantan sus copas de vino para festejar el regreso de la primavera.

Grandes cervezas

Desde la invención de Pilsner Urquell en 1842, los checos han sido famosos por producir algunas de las mejores cervezas del mundo.

Sin embargo, las marcas de fama internacional como Urquell, Staropramen y Budvar, están siendo igualadas, e incluso superadas, por las muchas cervecerías checas artesanales que se vuelcan a un mercado que cada vez consume más cervezas gourmet de elaboración tradicional. La mejor manera de probar estas cervezas es visitando los pubs que abundan en todas las ciudades, Algunas de las marcas en boga en estos momentos son las siguientes: Kout na Šumavě, Primátor, Únětice y Matuška.

Sí, tienen la mejor cerveza y el turismo de República checa no solo te va a brindar una larguísima experiencia en ella sino también, podrás aprender de la historia europea en general, ya que esta nación es como un comprimido paquete fácil de digerir donde podrás conocer historias del Buen Rey Wenceslao, o las anécdotas más impresionantes de la Defenestración de Praga, o cómo se alzó el imperio de los Habsburgo, la postura de la nación ante las dos guerras mundiales, mira a fondo sobre la Guerra Fría y la Revolución de Terciopelo, en sí, todo será mucho más fascinante desde la perspectiva checa.