Bulgaria: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Bulgaria es un país con una historia marcada por levantamientos sociales y luchas para superar las grandes crisis que le tocó vivir. Aunque hasta no hace mucho era un país poco visitado, Bulgaria se ha convertido en un importante receptor de turismo, al igual que otros países de Europa del este. Los primeros pobladores fueron los tracios, un grupo indoeuropeo llegado desde Eurasia alrededor del 3500 a. C. Posteriormente se sucedieron otras ocupaciones, entre ellas griegas y macedonias, hasta que en siglo VII arribaron los búlgaros desde el Asia Central. En la primera mitad de ese siglo, su rey kan Kublat fundó un reino al norte del Mar Negro, que fue reconocido como Magna Bulgaria por el imperio bizantino. Recién en el siglo XIX comienza a despertarse el nacionalismo búlgaro, en un país que estaba dominado por el imperio otomano. En 1879 el país alcanza su autonomía, redacta su primera constitución y elige al Alejandro de Battenberg como príncipe. En medio de una situación política regional muy inestable, en 1887 Battenberg es sustituido por Fernando I quien, en 1908, declara la independencia de Bulgaria con el apoyo del imperio austrohúngaro y se autoproclama como zar. A partir de ese momento se sucedieron diversos conflictos, entre ellos las grandes guerras europeas, hasta llegar a la Bulgaria de hoy, que forma parte de la Unión Europea.

CAPITAL

Sofía es la capital de Bulgaria y la ciudad más grande de ese país, con una población aproximada de 1 300 000 habitantes. Situada en el centro de la península balcánica y rodeada por montañas es una de las capitales más antiguas de Europa. Es sede de la iglesia ortodoxa búlgara y cuenta con una de las catedrales ortodoxas más imponentes: la catedral Alejandro Nevski (1882-1912), uno de los principales atractivos turísticos de Sofía. Pero su pasado también se manifiesta en templos de otras religiones, como la gran mezquita Banya Bashi (siglo XVI) construida durante la ocupación otomana. Los estilos arquitectónicos otomano, ruso ortodoxo y socialista se superponen en un mosaico que recuerda a los distintos pueblos que dominaron esta ciudad. En el centro, el neobarroco, el neorrococó, el neo renacentismo y el neoclásico predominan. Vale la pena visitar la Galería Nacional de Arte y el Museo Etnográfico (siglo XIX), el Teatro Nacional Ivan Vazov (1907), entre otros muchos. En las afueras de Sofía, se encuentra la iglesia medieval de Boyana, declarada Patrimonio de la Humanidad.

PRINCIPALES ATRACTIVOS TURÍSTICOS Y CIUDADES IMPORTANTES

A unos 120 km de Sofía, el Monasterio de Rila (siglo X, reconstruido en el siglo XIX) es un imponente edificio entre montañas, en el valle del río Rilski, declarado por UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Hacia el sur se puede visitar Bansko, importante centro de deportes invernales, a unos 900 metros sobre el nivel del mar. Se conserva la arquitectura popular de hace un par de siglos, ahora acompañada de modernos resorts. Plovdiv, la segunda ciudad de Bulgaria, se encuentra en las tierras bajas de Tracia, a orillas del río Maritsa. En 2019 fue la ciudad europea de la cultura. Algunos de los principales atractivos son los siguientes: el estadio romano (ruinas de un circo romano), la mezquita de Dzhumaya (siglo XIV) con sus nueve cúpulas, el teatro romano (siglo II) descubierto en 1972, y varias construcciones nobiliarias.

GASTRONOMÍA DE BULGARIA

Con fuerte influencia oriental, la gastronomía búlgara es conocida por el yogur, los quesos blancos entre los que destaca el sirene, la musaka (lasagna a base de berenjenas), el gyuvech (estofado) y el baklava (pastel turco con masa de pistachos, avellanas, almendras y otros frutos secos). En cuanto a embutidos, la lukanka (salchichón) es su marca de identidad. Hay una importante variedad de vinos locales y de otras bebidas tales como el rakia (licor parecido al brandy) y la menta.