Belgica: Información sobre la visa

 
   
 
 
 
     
 

Más Información: ETIAS

¡Más información próximamente!
Documentos requeridos para aplicar
Instrucciones importantes

Testimonios
Nuestros clientes tienen estupendas historias sobre nosotros

Preguntas Frecuentes

Bélgica es el país del chocolate, una tierra que domina los deliciosos sabores del cacao y que es lugar de cientos de concursos internacionales sobre este grandioso producto que es todo un símbolo del país. Bélgica fue conocida como la Gallia belgica por los romanos. En el siglo XIV Brujas se convirtió en un centro comercial importante a nivel internacional. El protestantismo comenzó a extenderse por todas los Países Bajos conformados por Holanda, Luxemburgo y Bélgica, pero finalmente estos últimos mantuvieron la inclinación católica. Tras ser sometidos por los holandeses, muchos fueron obligados a abandonar su fe. Durante la Segunda Guerra Mundial, Bélgica se mantuvo neutral, los alemanes no invadieron sus tierras pero sí hubo mucha conmoción en Flandes por el derramamiento de sangre y bombardeos de los países que deseaban exterminar a los nazis. La posición neutral de Bélgica le permitió ser la sede mundial de las Naciones Unidas y de la OTAN y así ha servido durante años como mediador en varios conflictos.

Se dice que el pueblo de la Galia belga estaba formado por tribus muy fuertes, de ascendencia vikinga y grandes guerreros que hicieron del país un ambiente constantes demostración de poder y jerarquía. Luego del abandono de los vikingos en Flandes, comenzó una época muy artística que se extendió por muchas comarcas, el inicio de la artesanía y las representaciones artísticas abundaban por las calles. La revolución de la imprenta provocó el nacimiento de grandes pensadores de la historia, teólogos y filósofos. Los sacerdotes vieron el lado lucrativo de la imprenta y lo utilizaron para vender indulgencias a los fieles creyentes, debido a este sacrilegio católico comenzó a surgir la reforma que deseaba acabar con el error cometido por los sacerdotes que vendían el perdón de los pecados. El auge de la reforma llevó a muchos de sus adeptos a destruir las imágenes religiosas que ellos consideraban paganas. Cuando Felipe II finalmente entrega la corona a su hija Isabel Clara Eugenia y a su esposo, comienzan a construir nuevas iglesias para imponer de nuevo el poder de la iglesia católica. Con la llegada de la Revolución Francesa, Bélgica sufre diversos saqueos, destrucción de iglesias y monasterios, además de un desorden de gobierno que también sufrieron muchos países vecinos. Guillermo I impone en Bélgica el uso extendido del holandés como lengua oficial, este acto hirió a muchas comunidades de habla francesa y flamenca pues no deseaban adoptar la lengua del país vecino. Para que Holanda aceptara la independencia de Bélgica tuvo que ceder muchas de las tierras de Luxemburgo que tenía en su poder. El gobierno de Leopoldo II se benefició del Congo en África y sumió a la mitad de los pobladores a una terrible dictadura donde eran obligados a sembrar cantidades enormes de caucho para el beneficio económico de la corona. El Congo fue territorio de explotación belga hasta el 1960. Bélgica se defendió de la segunda guerra mundial y comenzó una épica de avanzada industrialización que provocó el crecimiento imparable de la población. A finales del siglo XX el partido cristiano pierde después de gobernar por más de 40 años a la nación debido a los escándalos de pedofilia y el racismo.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS

Actualmente, Bélgica es un país atractivo para los turistas, conocido en el mundo entero y es un foco perfecto para compartir viajes solitarios y en familia. Para los amantes de la aventura, Bélgica ofrece una opción maravillosa que se basa en recorrer las aguas del Río Lesse en kayak afrontando los rápidos: es una experiencia que cautiva a visitantes de todo el mundo que mientras practican este deporte extremo pueden contemplar el grandioso paisaje. Brujas es el lugar de cuento por excelencia en Bélgica, es un sitio obligado de visita si deseas sumergirte en un cuento de hadas, la mejor época para visitarla es cuando no hay tanta afluencia de visitantes porque es un sitio muy pequeño y se colapsa con facilidad. ¿Ir a la playa en Bélgica? Es una gran opción, visitar Ostende puede provocarte una profunda relajación, es un sitio maravilloso donde disfrutas de la arena amarilla y las hermosas gaviotas revoloteando que complementan el paisaje. Para los que desean hacer un turismo histórico pueden visitar Diksmuide, un lugar donde se ven las huellas de la Primera Guerra Mundial y es un escenario rodeado de zanjas, muros y escondites de los soldados. Además, puedes visitar el cementerio militar de Panne donde se conmemora a los caídos. Lieja es otra ciudad que se ha ganado fama como una de las más hermosas de Bélgica y es que tiene la catedral de San Pablo encima de una preciosa colina, debes subir casi 400 escalones pero habrá valido la pena todo el esfuerzo porque el paisaje y la catedral son hermosas. Para los amantes de la naturaleza, existe un destino sin igual: Les Ardennes es ese lugar donde se puede acampar en familia, realizar un paseo guiado por los pintorescos bosques y respirar el aire fresco de todo lo natural, es un lugar ideal para tomar fotografías.

GASTRONOMÍA BELGA

La comida belga es otro encanto por el cual los turistas visitan los restaurantes más costosos para degustar la cocina refinada o los puestos de comida callejera que últimamente fascinan a los mochileros y parejas jóvenes. La cerveza es un punto en común muy importante para todos los paladares, la calidad de la cerveza artesanal es muy alta, además marida a la perfección con el plato estrella de Bélgica: mejillones con papas fritas. Suena como una combinación arriesgada pero es espectacular y conquista el paladar de todos los viajeros. Bélgica, un país maravilloso y encantador.